Que una buena calidad de sueño es absolutamente imprescindible para llevar una vida sana parece evidente, pero en ocasiones no resulta tan obvio. Para que el descanso sea reparador, una de las claves es la correcta respiración, y este punto falla con mucha frecuencia.

¿Qué es la apnea del sueño?

Se trata de un trastorno que sucede mientras se duerme, en el que la respiración se dificulta y se producen pausas respiratorias prolongadas, y la oxigenación del cerebro puede quedar disminuida durante la noche. Estas interrupciones pueden durar desde unos pocos segundos a minutos y pueden ocurrir más de 30 veces en una hora.

Cómo se produce y por qué dejamos de respirar

Los doctores Manuel Chamorro Pons y Gastón Eduardo Francisco Demaría Martínez, del servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, nos explican que "cuando dormimos adoptamos la postura horizontal, el cuerpo se relaja y, con él, la musculatura de las vías respiratorias. Entonces la lengua se desplaza hacia atrás y, como consecuencia, el espacio por el que debe pasar el aire hacia los pulmones se estrecha de considerablemente". Esto, que en principio no tiene por qué suponer un problema, en determinadas circunstancias implica una dificultad en la respiración y es cuando aparecen las pausas respiratorias.

Causas de la apnea

Como ocurre con tantas patologías, intervienen distintos factores, aunque hay dos que claramente se muestran como responsables.

  • Obesidad. "Es uno de los más importantes, ya que la grasa de una persona obesa no está depositada exclusivamente en las partes visibles del cuerpo, como los michelines, sino que también se encuentra en las estructuras de la garganta, base de la lengua, mejillas y labios, de manera que se produce un estrechamiento de los canales por los que debe circular el aire, induciendo así los problemas respiratorios", nos comentan los especialistas.
  • Mandíbula retraída. Una mandíbula pequeña tiende a desplazar la base de la lengua hacia atrás, haciendo que se sitúe casi en contacto con la parte posterior de la faringe. Esto se traduce en una estrangulación del circuito respiratorio, muy especialmente en la postura tumbada.

Relación entre ronquido y apnea

El ronquido como tal se produce cuando el aire pasa por el conducto respiratorio y las paredes, al estar relajadas, vibran y producen un sonido. Pero este hecho no tiene por qué provocar una pausa respiratoria.

Otra cosa es que, efectivamente, cuando se produce un corte en la respiración, cuando esta se recobra se produce un fuerte ruido correspondiente a la recuperación de la actividad respiratoria.

Consecuencias de la apnea

Esta enfermedad se asocia a un aumento del riesgo de enfermedades coronarias e ictus cerebral. La falta de oxigenación provocada por el corte en la respiración puede afectar a los órganos vitales y la posibilidad de infarto aumenta.

Además, la falta de descanso nocturno trae como consecuencia estados de somnolencia durante el día, que pueden presentarse durante actividades que requieren nuestra total atención, como conducir o realizar trabajos peligrosos. Por tanto, es un factor de riesgo para, por ejemplo, los accidentes de tráfico.

Apnea: causas, efectos y tratamientosApnea: causas, efectos y tratamientos

Tratamientos posibles para la apnea

Es más generalizado es el uso de una máscara que emite un chorro de aire a presión, que reabre las paredes de la vía aérea y evita su colapso. Es lo que se denomina "presión positiva continua en la vía aérea" o CPAP. Lo cierto es que se trata de un tratamiento muy efectivo, pero suele resultar incómodo para el paciente, por lo que desgraciadamente desemboca en abandonos del protocolo y subsecuentes recaídas.

Otra opción son las férulas o dispositivos de avance mandibular realizadas a medida, que se emplean por la noche para aumentar el área faríngea. Tienen el inconveniente de ser solo efectivas en las apneas leves.

Por último, los doctores nos cuentan que también se realizan intervenciones quirúrgicas que buscan una solución permanente a los puntos de obstrucción de la vía respiratoria superior. La más efectiva es el avance mandibular, que está especialmente indicado para los pacientes que presentan una posición retrasada de la mandíbula.

Etiquetas